Batido de sandía y melón

Batido de sandía y melón

No hay nada más veraniego que la sandía y el melón. Seguramente son dos de mis frutas favoritas y es que es imposible no relacionarlas con el buen tiempo, las vacaciones y los buenos momentos. Además son muy refrescantes para los meses más calurosos y siempre apetecen.

Así que he mezclado un poco de sandía y un poco de melón para hacer este batido tan veraniego que además está buenísimo. Es genial para tomar entre horas o para acompañar el desayuno o la merienda. También se puede congelar para hacer polos helados naturales y será aún más refrescante.

Como veis es muy simple pero a veces lo más sencillo es lo mejor 🙂

Ingredientes:

  • Sandía
  • Melón

Instrucciones:

Cortamos una tajada de sandía y la cortamos a trozos. Hacemos lo mismo con una tajada de melón.

Lo trituramos todo en una batidora y listo.

Share This:

Espaguetis de calabacín con crema de aguacate

Espaguetis de calabacín con crema de aguacate

El otro día fuimos a comer a casa de mi abuela y mi padre decidió comprar fideuá y pollo al ast para llevar con lo que yo tuve que prepararme mi comida a parte. Podría haber comprado algo en la misma tienda donde compraron ellos la comida porque siempre suele haber opciones vegetarianas como ensaladas de lentejas o verdura al horno pero me apetecía hacerme algo diferente y más original.

Como dentro de poco me voy de vacaciones al pueblo y allí no voy a cocinar mucho aproveché para hacerme espaguetis de calabacín. Allí no voy a tener spiralizer aunque ya expliqué en otra entrada diferentes maneras de hacer espaguetis de calabacín y la verdad es que es una manera súper rápida de preparar una comida buena y nutritiva en un momento.

Para acompañar los espaguetis preparé una crema de aguacate parecida a la que hice otra vez para acompañar unos macarrones. Acompañar la pasta con aguacate es una idea que seguramente nunca se me habría ocurrido de no ser por Instagram y Pinterest pero os aseguro que si os gusta el aguacate os va a encantar, es espectacular.

Los espaguetis de calabacín con crema de aguacate me parecen geniales como base pero es verdad que son poca cosa para una simple comida aunque quizá serían suficiente para una cena cuando no tienes mucha hambre. Para hacer la comida más completa yo les añadí tomate, pimiento y tempeh aunque también se podría acompañar de una salsa boloñesa vegana o unas simples legumbres

Espero que os guste la idea 🙂

Espaguetis de calabacín con crema de aguacate2

Ingredientes:

  • 1 calabacín
  • 1/2 aguacate
  • Zumo de medio limón
  • Agua

Instrucciones:

Lavamos bien el calabacín y cortamos las puntas con un tenedor o si lo preferimos también podemos pelarlo entero. Hacemos los espaguetis con la ayuda de un spiralizer.

En un bol mezclamos medio aguacate con el zumo de medio limón y lo trituramos hasta conseguir una consistencia cremosa. Si lo queremos un poco más líquido añadimos un poco de agua hasta conseguir la textura que más nos guste.

En un plato servimos los espaguetis con la crema por encima.

¡Listo!

Share This:

Batido verde de verano

Batido verde de verano

Hacía tiempo que no hacía un batido verde diferente del básico que suelo hacerme normalmente y la verdad es que ya era hora de cambiar un poco. Ahora en verano los batidos son geniales para acompañar el desayuno o para merendar y si le ponemos hielo podemos hacerlos mucho más frescos.

Este batido que os traigo hoy es una versión más veraniega del batido verde que suelo hacerme (espinacas, limón, pepino y fruta) y que a pesar del color que tiene está buenísimo. Le he añadido sandía porqué no hay fruta más veraniega que esta y además de ser súper refrescante tiene muchos beneficios para la salud.

Como veis es un batido muy sencillo así que espero que os guste 🙂

Ingredientes:

  • Espinacas
  • Sandía
  • Zumo de 1/2 limón

Instrucciones:

Cortamos y pelamos una tajada de sandía.

En una batidora mezclamos la sandía, un manojo de espinacas y el zumo de medio limón.

Si queremos podemos añadir un poco de agua para que quede más líquido o dejarlo tal cual.

¡Listo!

Share This:

Helado de plátano con fruta y avena

Helado de plátano con fruta y avena

Así como las gachas de avena se convirtieron en uno de mis desayunos básicos durante el invierno, creo que el helado de plátano va a ser mi desayuno favorito este verano. Es súper fácil de hacer, sólo necesitas plátanos y está buenísimo así que lo tiene todo. Le gusta a casi todo el mundo y además se puede adaptar añadiéndole más ingredientes para hacer helado de chocolate o de plátano y frutos rojos.

Desde que aprendí a hacer este tipo de helados los hago durante todo el año aunque eso no significa que no me coma un helado normal en una heladería de vez en cuando. Todo está en el equilibrio y estos también están buenísimos y son mucho más sanos.

Para convertirlo en un desayuno completo le he añadido copos de avena y fruta pequeña para acompañar. Me encanta mezclarlo todo e ir encontrando los trocitos mientras lo como. A veces le añado también bayas gogi, semillas de chía, frutos secos o lo que tenga por casa y no miento cuando digo que está bueno con cualquier cosa que le pongas.

Últimamente intento tener siempre un plátano en el congelador como mínimo y cuando uso uno ya pelo y corto el siguiente. En muchas fruterías incluso ponen de oferta los plátanos más maduros así que si no tenéis siempre podéis intentar conseguir un buen pack y congelarlos todos de golpe.

Espero que os guste la idea 🙂

Ingredientes:

  • 1 plátano congelado
  • Leche de avena
  • Frambuesas
  • Arándanos
  • Copos de avena

Instrucciones:

La noche anterior o mínimo 4 horas antes pelamos, cortamos y congelamos un plátano.

En una batidora trituramos el plátano con un poco de leche de avena hasta conseguir la textura y cremosidad que más nos guste.

Añadimos el helado en un bol y ponemos por encima los copos de avena, las frambuesas y los arándanos.

¡Y listo!

Share This:

Restaurante Sésamo en Barcelona

restaurante sésamo

Ayer fue mi cumpleaños y para celebrarlo fui a cenar con mis padres y mi hermana al restaurante Sésamo, un restaurante vegetariano que tenía en mi lista de restaurantes pendientes y al que tenía muchas ganas de ir. Es un restaurante pequeño y sin una carta muy amplia pero que me gustó mucho y seguro que repito algún día. A mi familia también le gustó y aunque el local era un poco ruidoso disfrutamos de una buena cena.

La carta consiste en unos tres platos del día que van cambiando y una carta más o menos fija con varios entrantes, cuatro platos principales y postres. Hay la opción de pedir un menú degustación con varios platos por 25€ por persona pero hay que pedirlo para mínimo dos comensales, y aunque estuvimos dudando si pedirlo o no finalmente elegimos cada uno un plato diferente y probamos un poco de todos.

Para empezar nos trajeron un chupito de una crema de melón, jengibre y albahaca cortesía de la casa que estaba muy bueno, su olor recordaba mucho a la salsa pesto y el sabor fue sorprendente. Después pedimos unos entrantes para compartir: pan con tomate, croquetas de setas, papas arrugás con mojo, provolone al horno con tomate y una especie de bolas de arroz rellenas. Estaba todo muy bueno, con la cantidad suficiente para empezar la noche y personalmente lo que más me gustó fue la salsa mojo de las papas arrugás y las bolas de arroz, que no se exactamente que llevaban pero estaban buenísimas.

Como plato principal yo elegí pasta rellena de queso de cabra y cebolla caramelizada con una mantequilla de trompeta de la muerte. Estaba muy bueno pero seguramente ahora elegiría otra cosa ya que esto lo veo más básico y fácil de encontrar en otros restaurantes. Mi hermana se pidió unos ñoquis rellenos y con salsa de remolacha que me sorprendieron bastante ya que normalmente la remolacha suelo ponerla simplemente en la ensalada y estaba muy bien. Otra cosa que pedimos fue coliflor al horno con tahina, cilantro y más cosas que estaba buenísima, con mucho sabor para mejorar una verdura como la coliflor que sin nada puede ser un poco sosa.

Una de las opciones veganas de la carta es el curry con arroz, garbanzos y cilantro fresco. Estaba muy bueno y es una opción segura para los amantes de la cocina oriental que no quieran arriesgar.

Finalmente pedimos dos postres, la bomba de mantequilla de cacahuete y una mousse de mango, semillas de chía y leche de coco que voy a probar de hacer algún día en casa. La bomba de mantequilla de cacahuete era una especie de tarta cremosa y aunque me gustó tampoco tenía mucho sabor a mantequilla de cacahuete y después de comer tanto no la disfruté demasiado. La mousse de mango sí que estaba buenísima y también era más ligera.

La cena costó unos 25€ por persona entre los entrantes, los platos principales, la bebida y los postres. Es conveniente reservar antes porque el local no es muy grande y se llena enseguida. Os dejo la página en Trip Advisor para que veáis las fotos y opiniones ya que hice algunas fotos pero no quedaron muy bien.

¿Alguien más ha ido? ¿Qué fue lo que más os gustó?

Teléfono: 934 41 64 11

Facebook: https://www.facebook.com/S%C3%A9samo-restaurante-164211110278526/

Dirección: Carrer Sant Antoni Abad, 52 – 08001 – Barcelona

Share This:

Tortitas de gofio

tortitas de gofio

Cuando fui a Biocultura el pasado mes de mayo compré un paquete de gofio que aún no había estrenado. La verdad es que al principio no sabía muy bien como usar este grano canario pero lo compré porque una compañera de trabajo me había hablado de él y me picó la curiosidad. Aún no he hecho muchas recetas pero seguro que pronto las hago así que de momento simplemente he adaptado la receta de las tortitas fitness sustituyendo la avena por el gofio.

El gofio es un producto típico de Canarias elaborado a partir de cereales como el trigo o el maíz que se usa desde hace muchísimos años en las islas. Es rico en hidratos de carbono, proteínas vegetales, fibra, minerales y vitaminas por lo que es un ingrediente ideal para incluir en nuestra dieta. Se puede usar para hacer galletas, magdalenas o incluso mezclado con caldo aunque otro compañero que ha vivido mucho tiempo en Canarias me dijo que le encantaba comerlo simplemente mezclado con un poco de leche vegetal en el desayuno, tipo gachas.

Esta mañana me lo he preparado con semillas de chía y leche de avena para el desayuno y me ha encantado con un poco de fruta al lado. Tiene un sabor diferente a la avena pero está rico igual y te deja saciada hasta media mañana. Me han recomendado chafarlo con un plátano maduro para desayunar o merendar y por Instagram han dejado un montón de ideas en los comentarios.

Espero probar pronto alguna otra receta pero de momento os dejo esta muy básica para el desayuno. Si preferís otra opción sin ningún ingrediente de origen animal, hace tiempo subí también la receta de unas tortitas veganas de plátano.

Ingredientes:

  • 1/4 de taza de gofio
  • 1/2 taza o 125ml de claras de huevo
  • 1 cucharada o 12gr de semillas de chía
  • Leche de avena
  • Bayas gogi (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra o aceite de coco

Instrucciones:

En un bol mezclamos el gofio, las semillas de chía y las claras de huevo. Lo trituramos todo con la ayuda de una batidora y añadimos un poco de leche de avena para que quede menos espesa la masa. La cantidad de leche de avena varía en función del gusto de cada uno pero yo suelo añadirle un chorrito y ya.

Engrasamos una sartén pequeña con un poco de aceite de oliva o de coco y esperamos a que se caliente. Una vez tenemos la sartén caliente vertemos un poco de masa y bajamos el fuego para que se haga a fuego medio-bajo. Cuando la masa está casi hecha le damos la vuelta y dejamos unos segundos que se haga por el otro lado.

Repetimos el proceso hasta terminar con la mezcla y servimos. Si queremos podemos añadir bayas gogi o cualquier otra fruta para decorar y completar.

¡Y listo!

Share This:

Mi opinión acerca de las barritas Quest

Cuando viajo me gusta ir a los supermercados de los lugares que visito para ver qué hay, si venden lo mismo que en Barcelona o las diferentes marcas que tienen para ver mejor el día a día de la gente que vive allí. Siempre termino comprando alguna cosa que no encuentro en casa y durante mi último viajé no pude resistir la tentación de comprar algunas barritas Quest en un supermercado de Santo Domingo.

Si me seguís por Instagram seguramente sabréis que he estado unos días de viaje en la República Dominicana. He tenido la suerte de poder conocer diferentes partes del país y he estado de un sitio para otro la mayoría del tiempo sin Wifi así que no he podido actualizar el blog durante casi tres semanas, pero ha valido mucho la pena. Casi todos los días comía arroz, pasta y verduras por lo que apenas subí fotos a Instagram y estuve bastante desconectada. Pero hoy vuelvo con una entrada sobre las barritas Quest que probé hace unos días por primera vez y que tan famosas son por los mundillos de Internet.

Las barritas

Creo que conozco las barritas Quest desde hará unos dos o tres años, cuando empecé a tomarme más en serio todo este tema de la vida sana y a seguir a gente fitness en Internet. Para quien no las conozca se trata de unas barritas de proteína que se caracterizan por no llevar azúcares añadidos, tener un alto contenido en fibra y usar sólo grasas de ingredientes naturales como los frutos secos. Los valores nutricionales son mejores que los de la mayoría de barritas del mercado y como ya he dicho la mayoría de sus ingredientes son naturales.

Otra de las cosas que hace apetecibles estas barritas es la cantidad de sabores diferentes que tienen. Hay barritas sabor brownie, galleta de chocolate, oreos, chocolate blanco y frambuesa, cheesecake o incluso tarta de limón. En España yo apenas las he visto en tienda física por lo que la mayoría de la gente las compra por Internet.

barritas quest

Ingredientes

Todas las barritas están hechas a base de una mezcla de proteínas, fibras probióticas, agua, frutos secos, edulcorantes y diferentes aromas e ingredientes dependiendo del sabor. En la web de Quest hay una página entera dedicada a explicar los ingredientes que usan para elaborar las barritas con la procedencia y la calidad de los mismos pero aunque dicen que los ingredientes siempre son de la máxima calidad, ellos mismos han elegido como eslógan la frase Cheat clean lo que ya deja ver que no son la mejor opción para el día a día.

Las barritas son aptas para vegetarianos pero no para veganos ya que las proteínas que llevan proceden de la leche de vaca y son la base principal de todo el producto. Si las proteínas lácteas son buenas o no para la salud es un tema delicado así que cada uno tiene que decidir si quiere consumirlas o no.

ingredientes quest

Sabor y textura

Creo que la palabra que mejor define la textura de las barritas Quest es rara, y es que nunca había probado una barrita con una textura tan dura y blanda a la vez. No es crujiente aunque algunos sabores tienen trocitos de galleta o fruto seco dentro y cuando le das un mordisco es densa. Respecto al sabor, cada tipo es diferente aunque la mayoría de las que he probado están bastante buenas. Tampoco diría que están deliciosas pero si lo que quieres es matar el hambre tienen buen sabor. Esto obviamente depende de cada uno porque hay tanto gente que las odia como gente que las ama.

He visto por Instagram que hay gente que las calienta en el horno o el microondas antes de comerlas lo que cambia un poco la textura. Es una buena idea si os gustan más blanditas y seguramente en invierno mejoran más así.

Recomendación

No se si es porque quizás tenía las expectativas demasiado altas pero la verdad es que no me han gustado tanto como esperaba. Después de verlas tanto me esperaba otra cosa y aunque están buenas personalmente no creo que valga la pena comprarlas por Internet, y más teniendo en cuenta que podemos conseguir los mismos nutrientes a través de otros productos e ingredientes más naturales. Al cambio no sé exactamente cuánto me costaron pero creo que unos 3€ por barrita, lo que me parece bastante caro la verdad.

Entiendo que mucha gente las come por comodidad, porque para deportistas es una manera fácil y rápida de comer proteína de manera diferente y te saca de un apuro si no tienes tiempo para cocinar o prepararte algo. Como he dicho yo no creo que vuelva a comprarlas pero están bien para hacer la gracia o si las encontráis en alguna tienda.

Si os preocupa el tema de las proteínas, hace tiempo escribí un post sobre el tema. Lo más fácil es asegurarse de comer legumbres, frutos secos y otros alimentos ricos en proteínas vegetales como el tofu o el tempeh y normalmente no hay ningún problema.

¿Alguien más ha probado estas barritas? ¿Qué os parecen?

Share This:

Helado de plátano y chocolate

 

helado de plátano y chocolate

Holahola 🙂

Ahora si que ya ha llegado el verano y nada mejor que un buen helado para celebrarlo. A mí me encantan los helados y más si son tan sanos y naturales como este helado de plátano y chocolate para el que sólo se necesitan dos ingredientes: plátano y chocolate. Y es que la verdad, está tan bueno que cuesta creer que sea tan fácil y rápido de hacer.

Personalmente no soy muy chocolatera y me tienta mucho más lo salado que lo dulce, pero reconozco que este helado me encanta. Es la merienda o el desayuno ideal y además es muy refrescante. Se puede hacer tanta cantidad como plátanos tengáis y es también una idea genial para los más pequeños.

Yo desde que descubrí los helados hechos a base de fruta congelada no echo nada de menos los helados convencionales, llenos de azúcares añadidos, aunque de vez en cuando pueda tomarme alguno. Con la fruta se pueden hacer mil combinaciones y en el blog ya he subido recetas de helado de melocotón o de plátano y frutos rojos.

Espero que os guste la idea 🙂

Ingredientes:

  • 1 plátano congelado
  • 1 cucharadita de cacao en polvo
  • Agua y/o leche de avena

Instrucciones:

La noche anterior o mínimo 4 horas antes, pelamos y cortamos el plátano a rodajas. Lo congelamos.

Cuando el plátano esté bien duro y congelado, lo mezclamos en una batidora con una cucharadita de cacao en polvo y trituramos.

Añadimos leche de avena y/o agua para ayudar a los ingrediente a mezclarse hasta que consigamos la consistencia que más nos guste.

¡Listo!

 

Share This:

3 maneras de hacer espaguetis de calabacín

3 maneras de hacer espaguetis de calabacín

Reconozco que me encantan los espaguetis de calabacín. Son geniales para comer verdura cruda de manera diferente y son súper fáciles y rápidos de hacer. Se pueden usar como sustituto de la pasta y acompañarlos de alguna salsa o simplemente añadirlos a una ensalada o como acompañantes a un plato principal. Al comer así los calabacines añadimos más alimentos crudos a nuestra dieta y ahora que empieza el verano van genial para comer algo fresco y ligero. Además cuando comemos los alimentos crudos nuestro cuerpo aprovecha mucho mejor todos sus nutrientes, tenemos más energía y favorece el proceso digestivo.

Siempre que subo una foto de los espaguetis de calabacín a Instagram alguien me pregunta cómo los hago o dónde conseguir los famosos spiralizers. En realidad hay muchísimas formas de hacerlos y aunque para mí lo más cómodo es comprar un spiralzer se pueden hacer también de manera casera. En esta entrada os enseño mis tres maneras favoritas de hacer los espaguetis de calabacín, con un spiralizer, un pelador o un cuchillo (en este mismo orden en las fotos) y espero que os sea útil.

A mí personalmente me gusta comerlos crudos tal cual pero también se pueden saltear en una sartén si os gusta más. Es importante pelar o lavar bien las verduras antes de comerlas y prepararlas lo más próximo posible a la hora de la comida ya que no aguantan mucho tiempo en buenas condiciones.

Espaguetis de calabacín con spiralizer

spiralizer

 

La manera más rápida y fácil de hacer los espaguetis de calabacín es con un spiralizer. Los spiralizers son utensilios especialmente diseñados para esto y actualmente los venden en muchísimas tiendas de cocina. El mío es como el de la foto y es una especie de sacapuntas gigante en el que puedes poner calabacines, zanahorias o lo que quieras. Es muy cómodo y ocupa poco espacio por lo que para mi es el mejor. Si no tenéis ningún sitio cerca de casa también podéis comprarlo por Internet. Amazon y otras tiendas online tienen multitud de ellos.

Espaguetis de calabacín con pelador

pelador

Otra opción si no tenéis un spiralizer es hacer los espaguetis de calabacín con un pelador normal. Como veis en la foto de esta manera quedan más finitos, como unos tallarines, y están igual de buenos. Esta manera es igual de rápida que la anterior e incluso se pueden combinar ambas para conseguir espaguetis de diferentes formas y texturas.

Espaguetis de calabacín con cuchillo

cuchillo

Por último, también se pueden hacer los espaguetis de calabacín con un simple cuchillo. Reconozco que de esta manera no me gustan tanto porque se tarda mucho más tiempo y no quedan tan finos ni perfectos pero es una buena alternativa si no tenemos nada más a mano. Simplemente tenemos que cortar el calabacín a láminas horizontales y luego ir haciendo muchos cortes verticales más hasta conseguir los espaguetis. Recordad que cuanto más finos sean los espaguetis menos duros quedarán.

Seguro que se pueden hacer de muchas más maneras pero estas son las que yo he usado y me han funcionado. ¿Hay alguna otra que también valga la pena? ¿Os gustan los espaguetis de calabacín?

Share This:

Consejos para comer fuera de casa (especial vacaciones)

viajar

Ahora que llega el verano seguro que muchos ya tenéis planeado algún viaje o escapada si tenéis vacaciones. Es hora de dejar atrás el tupper en la oficina, las comidas en la universidad y la organización de las comidas el domingo por la tarde.

Este verano va a ser el tercero que no como nada de carne ni pescado y creedme cuando os digo que me he vuelto una experta en apañármelas para comer bien en todos sitios. El primer año que era vegetariana fui una semana de vacaciones a Asturias y entre que era novata y era la única de mi familia que no comía carne me pasé una semana a base de ensaladas, parrilladas de verdura y tortillas. Ahora si, después aprendí a organizarme mucho mejor.

Todos los veranos voy también unos días al pueblo de mis abuelos, que es tan pequeño que no tiene supermercado y la tienda más cercana (que vende variedad de productos) está a unos veinte minutos en coche. Así que en ese caso también necesito organizarme un poco para no terminar comiendo siempre lo mismo.

Hay consejos que son más para cuando viajas al extranjero o a un hotel y otros más por si vas a estar en una casa pero todos son útiles y me han ayudado a comer mejor cuando no estoy en casa.

Hazte una lista de todo lo que necesitas

Antes de irte piensa en las cosas básicas que vas a necesitar una vez estés de vacaciones. A parte del bikini y las ganas de desconectar seguro que necesitas incluir algún suplemento o ingrediente estrella que no quieres que falte en tu maleta. A mí me encanta hacer listas para todo así que antes de salir de viaje me gusta repasar qué voy a llevarme.

Llévate tu propia comida

Cuando voy al pueblo siempre me llevo cosas desde Barcelona. Es verdad que allí puedo ir al supermercado del pueblo de al lado y comprar comida pero hay cosas que allí no tienen y prefiero llevarme desde aquí. Normalmente compro algunas hamburguesas vegetales que me sirven como salvavidas para esas noches en que mi familia decide cenar a base de salchichas y embutido o para cuando simplemente no me apetece tanto cocinar. También intento llevarme algún muesli, hojas de estevia y ese tipo de cosas que sé que allí no voy a encontrar.

Este consejo sirve para viajes cortos o en los que sabes que al llegar vas a tener una nevera donde dejar las cosas ya que hay cosas que puede que no te dejen pasar por el aeropuerto o que se pueden estropear si están muchas horas en el maletero de un coche.

Compra varias raciones de alimentos básicos

Una vez estés en el lugar de destino localiza el supermercado más cercano o la frutería que te quede más cerca para comprar provisiones. Si estás en un hotel puede que no puedas cocinar pero si vas a estar en una casa o apartamento asegúrate de ir a comprar en los primeros días. Actualmente casi todos los supermercados venden copos de avena y leches vegetales para el desayuno e incluso en las tiendas pequeñas de 24h podemos encontrar cosas interesantes.

Personalmente me gusta comprar varias raciones de legumbres cocidas porqué es algo que me gusta y sé que voy a poder comer con casi cualquier acompañante que decidan hacer en casa. También suelo comprar pasta, frutos secos y sobretodo mucha fruta y verdura.

Infórmate sobre la gastronomía local

Si viajas a un sitio en el que nunca has estado, nunca está de más saber con qué te vas a encontrar. No es lo mismo irte a un país donde la carne es el ingrediente principal que a otro en el que puedas encontrar más variedad de comida. Igualmente en todos sitios vas a poder encontrar algo que se adapte a tu estilo de vida y seguro que descubres nuevos sabores e ingredientes.

Si el plato típico de un país incluye carne, depende de la cantidad de carne que lleve puedes pedir que te la quiten. Yo por ejemplo cuando fui a Bratislava quería probar el Haluski, una especie de ñokis hechos a base de harina y patata con queso de cabra y bacon que encuentras en todos los restaurantes típicos. Para poderlo comer pedí que no me pusieran bacon y problema solucionado. En el 99% de los casos no tendrás ningún problema.

Busca sitios a los que ir a comer

Hay miles de páginas web en las que puedes buscar restaurantes vegetarianos o la opinión y consejos de otros viajeros que ya han visitado el país antes que tu. Sinceramente no suelo ir a muchos restaurantes vegetarianos si solo voy a estar un par o tres de días en un sitio pero webs como TripAdvisor o Happy Cow son muy útiles.

Avisa

Si vas a un viaje organizado o con gente que no conoces y no siguen la misma dieta que tu, nunca está de más avisar antes. No se trata de ir pregonándolo pero personalmente prefiero decirlo antes y que los sitios tengan tiempo de adaptarse que no llegar y encontrarme en que apenas tengo opciones para comer. Este consejo es especialmente válido para las comidas en bares y restaurantes no vegetarianos o si vamos a casa de amigos. Recuerda que siempre puedes traer algún entrante o acompañante de tu gusto para compartir y de paso introducir a tus amigos nuevas comidas que quizá no conocían. Mi opción favorita es el hummus: fácil de hacer y transportar y le gusta a la mayoría de la gente.

Pregunta antes de pedir

Este es el último consejo pero uno de los más importantes para mi. Y es que al principio de ser vegetariana me pedí un revuelto de champiñones en un bar de carretera y me sirvieron un revuelto de champiñones… con jamón. Muchas veces los bares y restaurantes ponen nombres como “sandwich vegetal”, “ensalada de la casa” y cosas por el estilo pero después llevan otros ingredientes que no estaban en el nombre o en la carta.

En caso de duda siempre es mejor preguntar y si vemos que no hay ninguna opción que nos convenza en la carta siempre podemos pedir si nos pueden preparar algo diferente. Seguro que el cocinero no tiene ningún problema en prepararnos unas verduras a la plancha o un plato de pasta si se lo pedimos amablemente.

Share This: