Comer en Israel

Comer en israel

 

Este verano fui de viaje a Israel con mi familia. Hacía tiempo que planeábamos el viaje para celebrar el 25 aniversario de boda de mis padres y a todos nos hacía muchísima ilusión. Es un país precioso con una historia milenaria, una mezcla de culturas fascinante y una realidad política y religiosa que lo hace muy interesante en todos los sentidos. Y aunque esto pueda parecer menos importante, la comida está buenísima.

A diferencia de otros viajes, creo que es la primera vez que no he tenido ningún problema a la hora de comer. En todas las comidas y cenas había opciones vegetarianas y los buffets de los hoteles eran un festival. La comida típica está llena de platos de cereales, legumbres y verdura así que me pasé una semana comiendo hummus, hojas de parra rellenas de arroz, ensaladas varias, falafel y baba ganoush. Cuando volví a Barcelona me pasé unos días sin probar el hummus porqué me daba miedo aborrecerlo y creo que he tenido suficiente dosis de falafel hasta el año que viene.

Rincón vegano buffet hotel
Apartado vegano en el desayuno del hotel de Tel Aviv

En todos los hoteles había buffet para desayunar y cenar. El bufet del desayuno del hotel de Tel Aviv fue el más espectacular aunque los demás tampoco estaban nada mal. En Tel Aviv había un rincón vegano en el desayuno con un montón de ensaladas y verduras crudas. En el rincón de Oriente Medio había hummus, hojas de parra con arroz (¡en el desayuno!), aceitunas… y también había cereales, tostadas, pasteles, yogur…

Como he dicho el desayuno en Tel Aviv fue el mejor (es que no había visto nada parecido en mi vida :O ) pero la comida en el resto del país fue muy buena también. En casi todos los buffets había hummus tanto en el desayuno como en la cena, arroz, patatas al horno, verduras asadas, ensaladas, fruta, ¡dátiles! (los más grandes y buenos que he probado), pasta, cuscús… Y claro, como estaba incluido tenía que aprovechar haha así que salí rodando de casi todos los buffets 😉

desayuno y comida en israel
Desayuno en Tiberíades y comida en un Kibutz

En los puestos callejeros lo más habitual es comer kebab o falafel. El falafel son unas croquetas de garbanzos muy típico de Oriente Medio y aunque en muchos sitios está demasiado frito (y no quiero saber la calidad del aceite) está bastante bueno. Seguro que muchos ya lo habéis probado en vuestra ciudad pero siempre hace más gracia comerlo allí dónde es más típico.

IMG_20150818_135111
Falafel

Israel es uno de los países con más vegetarianos y veganos entre su población. Además de ser un país pequeño, muchos platos típicos de allí ya son vegetarianos y las dos religiones dominantes (judíos y musulmanes) prohíben comer cerdo y según que otros animales. El vuelo de ida Barcelona-Tel Aviv coincidía con la hora de comer y antes de viajar pude elegir qué tipo de menú quería de entre las muchísimas opciones que ofrece El Al, la principal compañía aérea israelí.

Yo elegí la opción vegetariana que incluía una pequeña ensalada, hummus, pan, pasta, lentejas con tomate y judías y dos postrecitos árabes de postre. La compañía te deja elegir entre el menú normal (que pasta con pollo o ternera y todo lo demás), vegetariano, vegano, hindú, kosher… Quizás es porqué no vuelo demasiado y cuando lo hago voy con compañías de bajo coste, pero esta fue sin duda la mejor comida que he comido nunca en un avión.

Comida avión El Al

Si me seguís por Instagram ya os dije que fue un viaje muy bonito y que a pesar de la situación del país no tuve en ningún momento sensación de inseguridad. Es un lugar muy seguro y a los turistas se les permite también pasar a la zona de Cisjordania y visitar Palestina sin que haya ningún problema. Jerusalén es una ciudad preciosa y la mayoría de la gente es muy amable y siempre están dispuestos a explicarte cosas del país y la ciudad por lo que se puede aprender muchísimo sobre las religiones, las culturas, la historia y el presente de la zona.

Yo lo recomiendo a todo el mundo y estoy segura de que algún día volveré. Espero que os haya gustado el post y os haya despertado ni que sea un poco de curiosidad para visitar la zona. Un besazo y nos leemos pronto.

Deja un comentario