Comer en Marrakech

comer en marrakech - mi vida vegetariana

 

Hace tiempo que quería escribir un post sobre el viaje que hice a Marrakech este septiembre pasado. Es una ciudad que me gustó muchísimo y encima pude disfrutar de la cocina marroquí, una cocina que me encanta y tiene muchos platos tradicionales vegetarianos.

Era la primera vez que visitaba Marruecos y sobrepasó todas mis expectativas positivamente. Me sorprendió desde el momento en que bajé del avión y desde entonces no dejo de recomendarla a todo el que me pregunta. Es una ciudad preciosa, con una historia y una cultura muy diferente a la mía pero también con muchas cosas en común. Parecerá un tópico pero la gente es muy hospitalaria y enseguida te explican y preguntan cosas si te interesas un poco (y te alejas un poco más de las zonas más turísticas).

platos comer en marrakech
Cuscús de verduras y Entrantes fríos

Fui con una amiga y no tuvimos ningún problema por ir dos chicas solas. Había leído por internet muchas recomendaciones sobre no ir en tirantes o evitar algunas zonas de noche, pero una vez allí no tuve en ningún momento sensación de miedo o inseguridad (y si la tuve fue la misma que puedo tener en según que zonas y según que horas en Barcelona).

Pero este es otro tema. En el post de hoy quiero hablaros de una de las cosas que más me gustó de Marrakech: su comida.

Comer en Marrakech es una de las mejores cosas que ofrece la ciudad. Si os gusta la comida árabe disfrutaréis muchísimo y sinó encontraréis también sitios que ofrecen pasta y pizza.

El tajine es uno de los platos más conocidos de la comida marroquí y también es típico en Túnez y Algeria. El nombre hace referencia al plato con el que se elabora, que es de barro y de poco fondo. La tapa, también de barro, mantiene el calor y el vapor durante y después de la cocción.

Tajine de verduras
Tajine de verduras

También el Cuscús es muy típico y las combinaciones que hacen con él son muchísimas. Yo siempre me decantaba por el vegetariano, que también es diferente dependiendo del sitio. En algunos sitios te ponen sólo verduras, pero en otros puedes encontrar garbanzos o diferentes maneras de cocer las verduras.

La Sopa Harrira fue un gran descubrimiento. Es una sopa a base de tomate y garbanzos que lleva de todo. He encontrado un libro en la biblioteca que se llama Recetas vegetarianas del mundo que explica como hacerla pero necesito buscar un hueco porqué necesita que se le dedique bastante tiempo. Cuando la haga colgaré la receta porqué vale mucho la pena. Yo creo que la pedí dos o tres veces durante la semana que estuve allí.

Sopa Harrira
Sopa Harrira

También probé las adaptaciones tradicionales de otros platos que comemos aquí. La ensalada berebere lleva básicamente tomate, cebolla, pepino y una vinagreta que le da un toque buenísimo. Suelen ponerle aceitunas también y se sirve en raciones pequeñas para acompañar al plato principal. La tortilla berebere es distinta dependiendo del sitio pero lleva especias y algunas tomate.

Ensalada y tortilla berebere
Ensalada y tortilla berebere

Otra de las cosas que me encantaron fueron los crepes marroquíes, hechos a base de harina y agua pero tienen una textura diferente a los crepes dulces de aquí. Y tampoco puedo olvidarme del pan. ¡Qué delicia! Creo que no he comido más pan en una semana que esa en Marrakech. Es un pan redondo que está buenísimo y normalmente te lo dan gratis en los restaurantes, incluso en los peores. Tengo que buscar la receta porqué estaba de vicio.

También tienen bastante fruta y en la famosa plaza Jemaa el Fna hay puestos callejeros que venden zumo de naranja. En esa plaza también es típico cenar por las noches en los puestos que se montan al atardecer, pero no es muy recomendable. Los locales no suelen comer allí y aunque las guías también lo desaconsejan compramos un día allí la cena. Sinceramente no lo volvería a repetir, no es muy higiénico (una chica de allí nos contó que no lavan ni platos ni cubiertos durante toda la noche) y está muy pensado para turistas.

Así que si os gusta la comida árabe y encima vegetariana comer en Marrakech os encantará. La ciudad me gustó muchísimo y la comida es sólo una pequeña parte de lo mejor que hay.

¿Habéis estado en Marrakech? ¿Qué es lo que más os gustó?

¡Besos!

2 Replies to “Comer en Marrakech”

  1. Yo estuve hace unos años en Marruecos (no en Marrakech, sino en Fez y otros pueblos del norte), y ME ENCANTÓ!!!!!! Todo en general, y la comida espectacular!!! El cuscús para morirse… cuando íbamos a algún sitio a comer pedía que el mío fuera solo de verduras y caldo vegetal. Y el pan…mmmm!! Segurísimo que vuelvo por allí, los marroquíes me parecieron super amables, abiertos, generosos… nada que ver con la imagen que tenemos en España de ellos…
    Gracias por compartir tu viaje guapa 😉

  2. Eulàlia dice:

    Exacto! La imagen que alguna gente tiene es muy diferente y seguramente habría menos racismo si viajáramos más jaja la comida como dices, espectacular

Deja un comentario