Crema de arroz salvaje, garbanzos y espinacas

Crema de arroz salvaje, garbanzos y espinacas

El otro día quería probar de hacer unas hamburguesas veganas con arroz salvaje. Tenía garbanzos congelados y espinacas en la nevera así que pensé que podría inventar algo con esto, aunque la idea de las hamburguesas fue un desastre total. Cuando tenía la mezcla preparada y la puse en la sartén no quedó nada compacta y se deshizo todo. Así que decidí volver a ponerlo todo en el bol, añadir un poco más de leche de avena y dejarlo en una crema a temperatura ambiente.

Ya os conté en la receta de las hamburguesas de arroz salvaje que en realidad el arroz salvaje no es arroz. Se trata de una semilla que crece de forma salvaje en los suelos pantanosos de Estados Unidos y el sur de Canadá. Nutricionalmente hablando destaca su riqueza en proteínas (11%) y la cantidad de fibra (6,1%).

Las espinacas son las que le dan un color tan verde a la crema y los garbanzos son los responsables de esta textura tan suave. Es una receta muy muy improvisada, de esas que te inventas en cinco minutos, pero espero que os guste igual.

Ingredientes:

(para 3 persona)

  • 200gr de garbanzos
  • 125gr de arroz salvaje
  • Espinacas
  • Ajo en polvo
  • Leche de avena

 

Instrucciones:

Llevamos agua a ebullición en una olla mediana/grande. Cuando el agua hierva añadimos el arroz y cocemos durante 30-40 minutos. El arroz salvaje necesita más tiempo que el arroz normal pero podemos ir probando para ver cuando está hecho.

Descongelamos los garbanzos en el microondas (lo ideal es sacarlos unas horas antes para que se descongelen solos).

En un bol mezclamos los garbanzos, el arroz salvaje, las espinacas (al gusto), un poco de ajo en polvo y leche de avena (al gusto, dependerá de la textura que queráis). Lo batimos con una batidora hasta que quede una textura cremosa pero que aún se note el arroz.

Servimos y listo!

Espero que os guste 🙂

Deja un comentario