Hummus

Hummus casero

¡Hola hola!

Primer receta del blog y no podía ser otra que la de hummus, una de mis comidas favoritas que además también me ayuda mucho a incluir proteína en mi dieta. Seguro que muchos ya la conocéis pero sino apuesto a que os va a encantar.

El hummus es una pasta de garbanzos muy popular en Oriente Medio y los países árabes en general, aunque últimamente cada vez es más habitual encontrarla aquí también. Es muy fácil de hacer y es perfecto para acompañar comidas, untarlo en tostadas o comerlo acompañado de crudités de verduras. Yo lo como incluso en bocadillos o como picoteo en una merienda o antes de comer.

Es una manera diferente de comer garbanzos, una legumbre con muchas propiedades y que ayuda a controlar el colesterol (malo), es alto en ácidos grasos esenciales y fibras solubles. También aportan gran cantidad de proteínas e hidratos de carbono.

Así que mirad que de cosas buenas y se hace en nada!. A mí me encanta y el único problema que le veo es que no me dura más de dos días en la nevera cuando lo hago de lo rápido que me lo como, jaja.

Ingredientes:

– 400/500 gramos de garbanzos cocidos

– 2 dientes de ajo

– Zumo de un limón

– 40 gramos de sésamo tostado o 1 cucharada de tahini

– 2 cucharadas de aceite de oliva

– Agua

– Sal (opcional)

Instrucciones: 

Para tostar el sésamo ponemos en una sartén pequeñita una cucharada de aceite de oliva y tiramos el sésamo cuando esté caliente. Se tuesta en unos segundos.

En un bol mezclamos los garbanzos, el sésamo tostado, dos dientes de ajo cortados a trozos pequeños, el zumo de limón, una cucharada de aceite de oliva y una pizca de sal (opcional). Lo batimos todo con una batidora y vamos añadiendo agua poco a poco hasta que quede la textura que queramos. Es importante que añadamos el agua poco a poco porqué sino quedará muy líquido de golpe.

¡Y listo! Lo ponemos en un tupper y lo guardamos en la nevera.

Como veis una receta muy sencilla y rápida de hacer! ¡Disfrutadla!