Sopa de miso

Sopa de miso

¡Hola!

La receta de hoy la cuelgo habiéndola probado sólo una vez, pero el resultado fue bastante bueno así que he pensado que sería bueno compartirla igualmente. Es un intento de copia de la típica sopa de miso de los restaurantes japoneses pero también un poco adaptada a lo que tenía en la nevera. El olor sí que recuerda bastante a la sopa japonesa y el gusto tampoco es tan diferente.

Para hacerla el único ingrediente así un poco raro es el miso blanco (que en realidad es color marrón) y que se trata de una pasta fermentada hecha a base de soja y sal marina. Yo la encontré en un supermercado oriental y también es posible encontrarlo en tiendas especializadas, aunque diría que en algunos grandes supermercados lo venden también, pero no estoy segura.

La sopa es muy sencilla de hacer y personalmente pienso que puede ser parte de una cena ligera y muy nutritiva.

Ingredientes:

(para 2 personas)

– 2 tazas grandes o 600 ml de agua

– 1 cebolla

– 1 zanahoria

– 2 cucharaditas de miso blanco

– 2 tiras de alga kombu (o wakame)

– Champiñones (al gusto)

– Aceite de oliva

Instrucciones:

Cortamos la cebolla y la zanahoria en trozos pequeños y lo salteamos en una sartén con un poco de aceite de oliva. Mientras, remojamos las dos tiras de alga kombu (o wakame) con agua (no debe ser la misma con la que luego haremos la sopa).

Cuando la cebolla y la zanahoria estén cocidas las añadimos, junto con el alga cortada en trocitos, al agua. Encendemos el fuego y dejamos que se vaya haciendo a fuego lento.

En un vaso o bol aparte diluimos las dos cucharaditas de miso con un poco del agua de la sopa (que se está haciendo) y removemos hasta que quede un líquido/masa sin grumos.

Si queremos podemos añadir un poco de champiñones cortados a la sopa para que se hagan un poco durante los últimos minutos, o si lo preferimos podemos añadirlos crudos al final.

Añadimos el miso a la sopa y dejamos que se haga un par de minutos más a fuego muy bajo.

¡Apagar y servir!