Tortitas de gofio

Cuando fui a Biocultura el pasado mes de mayo compré un paquete de gofio que aún no había estrenado. La verdad es que al principio no sabía muy bien como usar este grano canario pero lo compré porque una compañera de trabajo me había hablado de él y me picó la curiosidad. Aún no he hecho muchas recetas pero seguro que pronto las hago así que de momento simplemente he adaptado la receta de las tortitas fitness sustituyendo la avena por el gofio.

El gofio es un producto típico de Canarias elaborado a partir de cereales como el trigo o el maíz que se usa desde hace muchísimos años en las islas. Es rico en hidratos de carbono, proteínas vegetales, fibra, minerales y vitaminas por lo que es un ingrediente ideal para incluir en nuestra dieta. Se puede usar para hacer galletas, magdalenas o incluso mezclado con caldo aunque otro compañero que ha vivido mucho tiempo en Canarias me dijo que le encantaba comerlo simplemente mezclado con un poco de leche vegetal en el desayuno, tipo gachas.

Esta mañana me lo he preparado con semillas de chía y leche de avena para el desayuno y me ha encantado con un poco de fruta al lado. Tiene un sabor diferente a la avena pero está rico igual y te deja saciada hasta media mañana. Me han recomendado chafarlo con un plátano maduro para desayunar o merendar y por Instagram han dejado un montón de ideas en los comentarios.

Espero probar pronto alguna otra receta pero de momento os dejo esta muy básica para el desayuno. Si preferís otra opción sin ningún ingrediente de origen animal, hace tiempo subí también la receta de unas tortitas veganas de plátano.

Ingredientes:

  • 1/4 de taza de gofio
  • 1/2 taza o 125ml de claras de huevo
  • 1 cucharada o 12gr de semillas de chía
  • Leche de avena
  • Bayas gogi (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra o aceite de coco

Instrucciones:

En un bol mezclamos el gofio, las semillas de chía y las claras de huevo. Lo trituramos todo con la ayuda de una batidora y añadimos un poco de leche de avena para que quede menos espesa la masa. La cantidad de leche de avena varía en función del gusto de cada uno pero yo suelo añadirle un chorrito y ya.

Engrasamos una sartén pequeña con un poco de aceite de oliva o de coco y esperamos a que se caliente. Una vez tenemos la sartén caliente vertemos un poco de masa y bajamos el fuego para que se haga a fuego medio-bajo. Cuando la masa está casi hecha le damos la vuelta y dejamos unos segundos que se haga por el otro lado.

Repetimos el proceso hasta terminar con la mezcla y servimos. Si queremos podemos añadir bayas gogi o cualquier otra fruta para decorar y completar.

¡Y listo!

Deja un comentario